La Nf presenta una serie de características que pueden hacer que tanto el afectado como el familiar necesiten solicitar la ayuda del SIPNF en cualquier momento.

Un buen momento para solicitar ayuda psicológica es aquel en el que sientes que no terminas de aceptar la enfermedad, si crees que te has quedado “atrapado” en la negación, en la rabia, la culpa, la tristeza o la soledad.

También si no te encuentras a gusto contigo mismo, si sientes que no tienes control sobre tu vida, si presentas somatizaciones, problemas de ansiedad o depresión, si piensas que no puedes resolver una determinada situación o si los pensamientos negativos te invaden.

Cuando aparecen dificultades para descansar o cuidarte adecuadamente, problemas en las habilidades sociales o en los entornos laboral y escolar también ha llegado la hora de buscar una solución. ¿Te ayudamos?

Compartir en: