Saber que un niño probablemente tenga Neurofibromatosis puede ser una experiencia muy dura.

A menudo, se presenta como una noticia inesperada en un niño que aparenta estar totalmente sano, sólo por la presencia de unas manchas color “café con leche” en la piel. Con frecuencia estas manchas han pasado inadvertidas durante años, consideradas como simples “marcas de nacimiento” o “antojos”.

Sin embargo hoy, se conoce como una sospecha de Neurofibromatosis.

Todo parece incierto y la incertidumbre es inevitable.

Infórmate a través de tu médico y si crees necesitar más ayuda

Contacta con nosotros.

Juntos podemos hacer esta incertidumbre más llevadera y más fácil de entender.

Compartir esta noticia